Matador. Un cómic que embiste desde la primer página.

Una novela policiaca que homenajea en un guiño a la fiesta brava.

Por Demian Chávez.

Querétaro, Qro. 7 de agosto de 2021.- Augusto Pereyra creció entre comics. Desde muy pequeño uno de los vínculos afectivos con sus hermanos era el compartir los cuentitos que se publicaban en México en la que te década de los 80 del siglo pasado. Sin saber aún leer disfrutaba de las aventuras de la Asombroso Hombre Araña, Disney, un Capulinita o al Pato Donald, de esta manera los cuentos de superhéroes que compartía con sus hermanos mayores se convirtió en una afición que ha durado hasta la fecha. Hoy es el creador del comic Matador.

Los domingos Augusto recibía dinero de su mamá para comprar golosinas, pero  prefería invertirlo en el puesto de revistas más cercano donde se a pertrechaba de cuentitos. Si bien su afición por los superhéroes no llego al grado de ponerse una toalla amarrada para simular una capa, volar desde la cama al piso, intentar trepar por las paredes o fingir disparar una telaraña desde las muñecas, si ha sido un elemento constante en su vida, que incluso hoy -que colecciona Batman-  es una herramienta de los lazos con su esposa Zoraida Mejía.

Augusto, como todos los niños, creaba historias en su mente que le compartía a su papá. La curiosidad de saber cómo se hacían en aquel entonces comparte que “pensaba que Spider-Man se hacía aquí en México; y así me fui metiendo hasta que poco a poco los fui coleccionando” este desarrollo creativo vino a materializar el proyecto de cómic Matador. Si había algo que les llamaba mucho la atención eran las aventuras, los personajes, sus trajes y los poderes.

Aunque Pereyra no tiene una educación artística (es ingeniero en electrónica); apunta que hasta antes de Matador no había considerado pasar al lado creativo de la elaboración de un cómic hasta hace unos seis o siete años, en los que mientras trabajaba en una empresa donde compartía espacio de trabajo con su compañero y amigo Misael Arteaga que le gustaban mucho los toros y quien además es un excelente dibujante. Fue quién mostró una caricatura del jefe inmediato lo cual le llamó muchísimo la atención, y para ello se sorprendió de las habilidades artísticas de su colega y le preguntó que qué más hacía. Y le mostró una carpeta de dibujos de toreros. De esta manera lo introdujo en el gusto por la fiesta brava. La carpeta que le mostró contenía imágenes del estilo de las carteleras que se ponían en las esquinas para anunciar las corridas de toros.

Augusto se confiesa no ser un gran fanático de los toros ni estar cerca de la fiesta brava, pero el ambiente taurino  le despertó la curiosidad por conocer e investigar los detalles de una corrida, de los personajes involucrados en toda la faena y sus los detalles.

La imaginación estaba activa en la mente de Pereyra desde niño, ya en la madurez las historias seguían rondando en su cabeza, como escenas de película. Cuando se las platicó su esposa, “¿Que voy hacer con ellas? -se preguntó-. Pues voy hacer lo que más me gusta: un cómic. He visto tantos cómics, he leído tantos libros. ¿No será que haber leído tanto, me ha dado un poco de agilidad para crear algo? ¿Qué podría hacer con eso? mi hobby preferido lo puedo reflejar ahí, un cómic. Eso fue hace dos años”.  

Así es como se acercó con Jorge Barrera, gerente de Cómic Castle Querétaro para consultarle  ¿Que tan difícil será hacer uno?  ¿En Qué papel no imprimen?

A la par Pereira también adquirió bibliografía de como hacer narrativas visuales  “ahí te das cuenta que no era tan sencillo como pensaba que era nada más dibujar y hacer la historia, ahí fue cuando empecé a interesarme aún más”.

Storyboard y guión de Augusto Pereyra. Foto: Cortesía Zoraida Mejía.

 

La búsqueda de los artistas.

“Hay muchos detalles técnicos. Lo más complicado de hacer este cómic es encontrar quien te quiera ayudar. Hay quienes ya tienen una posición en el mundo editorial y que no les nace ayudarte. Eso lo vuelve un proceso complicado. Llega un momento que tienes que buscar afuera y no te puedes quedar en el medio nacional. Aquí me encontré con comentarios como -no lo hagas, tu eres ingeniero, ¿para qué quieres hacer un cómic?; algunos comentarios incluso de parte de otros autores con los que contactó. Tal vez ellos buscaban algo más estructurado, como están a nivel profesional, querían ver una propuesta a ese nivel que evidentemente yo no tenía. Esa era su duda. Además de ¿tendrá para pagar?”.

Su búsqueda internacional fue en twitter. Mandó muchos mensajes a diferentes dibujantes de los que ya conocía su trabajo. A ellos les preguntaba “quiero hacer una portada para un proyecto personal. ¿Cuanto me cobras? Algunos contestaban no tengo tiempo, tengo contrato con cierta editorial no puedo hacer trabajos independientes, otros decían el precio a lo que les respondía -se sale de mis posibilidades-; otros me dijeron que si, pero este año no, hasta el siguiente. Hasta que encontré a Tina Valentino. Ella es una artista italiana muy accesible. Ella inmediatamente le dijo, -si, te cuesta tanto-, pero te hago la portada hasta noviembre”. La artista vinculó a Augusto con Darío Tallarico, quien es el autor de los interiores de Matador. Valentino y Tallarico fueron compañeros de clase en la Scuola Internazionale di Comics di Roma.

El cómic originalmente estaba ideado para tres capítulos. Como metáfora de los tres tercios de la corrida (la faena completa son el tercio de capote, muleta y de muerte), pero al avance del tiempo “me di cuenta que económicamente era muy complicado hacer tantos tomos, es por ello que decidí que el primer arco (narrativo) fuera en dos tomos”.

 

 

La historia y los personajes.

Augusto Pereyra tenía muy claro que deseaba realizar una novela policiaca en donde en algún momento de la historia el personaje obtendría poderes relacionados con el toro de lidia.

“Ya tenía yo imágenes mentales de qué era lo que quería. Así es que empecé a crear otros personajes. El personaje principal está inspirado en el matador de toros Eloy  Cavazos, así como el policía Richard que está inspirado en un excompañero de trabajo. Seguramente si lee el cómic se va identificar, -ríe mientras comenta-. El personaje femenino está inspirado en la torera española Cristina Sánchez y que conforme va avanzando la historia su participación es muy importante”.

La historia versa en una fuerte relación entre padre e hijo en donde el primero era un gran aficionado a los toros y el hijo era renuente a aceptar la tradición, esta parte del conflicto es un detonante para cuando surgiera la tragedia el personaje principal que es el hoy pues decidiera hacer algo con eso que su padre le inculcó.

Como en toda historia el personaje antagónico también es un aficionado a la tauromaquia y más allá de la fiesta brava, su inclinación gira en la investigación científica sobre el toro de lidia; lo hace que la historia tenga vuelcos en momentos inesperados.

La historia fue tomando estructuras técnicas desde la minuciosa elaboración del guión y los Storyboards. Siempre contando con la asesoría del artista Darío Tallarico  y de Jorge Barrera, artista gráfico que funcionó como consultor de la obra.

Parte fundamental de la obra es la intensa investigación que realizó el autor sobre la tradición de la tauromaquia, algunos mitos y tradiciones como la montera cuando se dedica una faena o investigación también sobre lo que ocurre con el toro desde la ganadería hasta el momento en que sale al ruedo.

Para el segundo tomo adelantó que la investigación que ha hecho sobre el tema taurino se reflejará en los poderes adquiridos por el héroe.

 

 

Trabajo autofinanciable.

Desde la primera idea hasta tener la pieza editorial recién salido de imprenta ha sido una aventura de dos años, Pereyra explica que el proceso fue largo desde la búsqueda de los artistas hasta las cotizaciones de las imprentas. A falta de presupuesto él mismo participa como letrista y guionista.

Y no fue sino hasta que contacto con la artista Eva Cabrera (primer artista mexicana nominada al premio Einsner) que le recomendó la imprenta Corporativo artístico en la ciudad de Guadalajara. Con quienes inició negociaciones desde octubre de 2020, y aunque la intención era imprimirlo en diciembre el tema económico jugó en contra. Mientras la imprenta ayudó al joven editor en los detalles como poner los márgenes, logos, todo al tamaño perfecto para cuando se imprimiera.

El autor confiesa que en ese camino no pudo haberlo hecho solo. Hubo mucha gente que lo ayudó que desde con un consejo, una opinión hasta personas que participaron económicamente, incluso quienes dijeron nosotros pagamos tres páginas o aportaron para la paquetería.

Para la comercialización de este cómic hay dos puntos venta directamente en la editorial creada para publicar Matador: https://theutopiacomics.com y a través de la tienda distribuidora de cómics de la empresaria y cosplayer Anilina Geek en Utopia Comics (el nombre es coincidente).

Sin serlo, el cómic Matador es un homenaje en un guiño a la fiesta brava y a su universo; respetando en todo momento a los detractores de la tauromaquia. En este primer número aparece arte de Oscar Pinto, Idalia Candelas, Víctor Nava y Jorge Barrera.

About Demian Chavez

Demian Chávez. (Piscis. 1975) Catedrático, Fotoperiodista y (ex)Tablajero. Estudió Artes Visuales y Docencia del Arte. Ha sido corresponsal fotógrafo para agencias nacionales e internacionales. Profesor de la Facultad de Artes de la UAQ; y conferencista en diversos foros en el país y el extranjero. Su obra artística y documental se ha exhibido en Cuba, España, Chile, República Dominicana y Francia. También Sketcher en ciernes. Hasta hoy es director, editor, aguador y becario de Artes y Destinos. No entiende de fútbol pero si sabe cambiar un foco y una llanta de auto.